“Tradición y modernidad alrededor de la brasa»

 

Alrededor de la brasa y de un local muy acogedor, la cocina tradicional aragonesa se muestra de una forma diferente en Los Xarmientos. Productos de primera calidad elaborados con la delicadeza y cuidado de la cocina moderna.

A encontrar ese equilibrio ayuda un comedor muy acogedor. La evocación de los sarmientos entrelazados sobrevuela sobre la cabeza de los comensales. Y en las paredes, la imagen de unas brasas intensas anticipa el qué y el cómo se puede disfrutar de la gastronomía.

La brasa recorre la carta y los menús de Los Xarmientos. Las costillas de ternasco, las verduras o el bacalao son tres productos muy diferentes que encuentran en la parrilla una buena alianza. Eso sí, hay alternativas y no es el único argumento de cocina.

Caracoles, migas o la clásica fritada también se ofrecen en la carta junto a técnicas culinarias de siempre como el escabechado, que en Los Xarmientos se traduce en una ventresca de bonito exquisita. Lo dicho, una parrilla aragonesa singular.

TARTAR DE SALMÓN CON HUMMUS DE GUISANTES 

 

 

“Tradición y modernidad alrededor de la brasa»

 

Alrededor de la brasa y de un local muy acogedor, la cocina tradicional aragonesa se muestra de una forma diferente en Los Xarmientos. Productos de primera calidad elaborados con la delicadeza y cuidado de la cocina moderna.

A encontrar ese equilibrio ayuda un comedor muy acogedor. La evocación de los sarmientos entrelazados sobrevuela sobre la cabeza de los comensales. Y en las paredes, la imagen de unas brasas intensas anticipa el qué y el cómo se puede disfrutar de la gastronomía.

La brasa recorre la carta y los menús de Los Xarmientos. Las costillas de ternasco, las verduras o el bacalao son tres productos muy diferentes que encuentran en la parrilla una buena alianza. Eso sí, hay alternativas y no es el único argumento de cocina.

Caracoles, migas o la clásica fritada también se ofrecen en la carta junto a técnicas culinarias de siempre como el escabechado, que en Los Xarmientos se traduce en una ventresca de bonito exquisita. Lo dicho, una parrilla aragonesa singular.

TARTAR DE SALMÓN CON HUMMUS DE GUISANTES