Bodem Bodegas

 

 

C O L EC C I Ó N   P R E M I U M   2 0 2 1

Bodem Bodegas

Vinos de garnacha con raíces holandesas
Bodem Bodegas

Bodem Bodegas nació en 2016 con una misión, explica su propietaria Eugenie van Ekeris: “Ser la referencia de los mejores vinos de garnacha en España”. Un proyecto personal, fruto de una historia de amor que empezó hace más de 30 años, cuando su marido, Louis Geirnaerdt, un estudiante de Geología de los Países Bajos, descubrió Aragón en un viaje de estudios y se enamoró de sus paisajes y sus gentes. El matrimonio se mudó desde Holanda, “atraídos por su pasión por el vino”. Hace varias décadas, Eugenie y Louis creyeron firmemente en el enorme potencial de la región de Cariñena, dando el paso de construir su propia bodega. Bodem es un firme compromiso con el vino español, con la variedad garnacha y, en definitiva, con un sueño.

Eugenie van Ekeris destaca que la zona de Cariñena es “la cuna de la garnacha”, donde surgió esta uva y tiene las condiciones óptimas para su cultivo. Un proyecto promovido por un geólogo debía atender especialmente al terreno y así lo muestran dos de los nombres elegidos. El de la bodega, Bodem, que significa suelo en holandés y el de los vinos que elabora, Las Margas, que hace referencia al tipo de suelo donde se cultivan, compuesto de caliza y arcillas. Hasta el diseño de la etiqueta de las botellas quiere representar la importancia del terroir.

La bodega cuenta con 15 hectáreas de viñedo en propiedad y el control de 92 hectáreas de viñedo familiar de viticultores
locales. El equipo de Bodem controla la producción, vigilando aspectos como los tratamientos químicos y, de forma destacada, la vendimia, que se realiza de forma personalizada en cada parcela, buscando la máxima calidad.

La misma personalización continúa en la bodega al elaborar Las Margas, donde se deja una parte del mosto fermentar en racimos enteros y otra despalillada e igualmente se combina la maduración en depósitos de acero, ovoides y barricas. Un proceso exclusivo en busca del coupage final perfecto en el embotellado y también de una filosofía de trabajo basada en el máximo respeto por el entorno.

Así, la bodega, en el pueblo de Almonacid de la Sierra, es un edificio sostenible, con placas solares que producen el 90% de la energía que se consume y su propio sistema de suministro, potabilización y depuración de agua.

 

No solo en la bodega, sino en todas las labores se busca reducir las emisiones contaminantes y residuos y el aprovechamiento de recursos. Los vinos de Bodem Bodegas están también  certificados como productos veganos, que no contienen ni han usado en su elaboración ningún producto de origen animal.

Con apenas cinco años de trayectoria, los concursos y los críticos están ya reconociendo este singular proyecto, que este año ha dado un nuevo paso con la salida al mercado de Las Margas Garnacha Blanca. Actualmente, Bodem Bodegas produce 25.000 botellas de vino tinto y 11.000 de blanco. Eugenie van Ekeris señala que Bodem Bodegas no busca aumentar la producción, sino continuar en su búsqueda de la excelencia en la garnacha: “Es un viaje apasionante en el que queremos aprovechar nuestra experiencia y mejorar año tras año”.

Bodem Bodegas

 

 

C O L EC C I Ó N   P R E M I U M   2 0 2 1

Bodem Bodegas

Vinos de garnacha con raíces holandesas
Bodem Bodegas

Bodem Bodegas nació en 2016 con una misión, explica su propietaria Eugenie van Ekeris: “Ser la referencia de los mejores vinos de garnacha en España”. Un proyecto personal, fruto de una historia de amor que empezó hace más de 30 años, cuando su marido, Louis Geirnaerdt, un estudiante de Geología de los Países Bajos, descubrió Aragón en un viaje de estudios y se enamoró de sus paisajes y sus gentes. El matrimonio se mudó desde Holanda, “atraídos por su pasión por el vino”. Hace varias décadas, Eugenie y Louis creyeron firmemente en el enorme potencial de la región de Cariñena, dando el paso de construir su propia bodega. Bodem es un firme compromiso con el vino español, con la variedad garnacha y, en definitiva, con un sueño.

Eugenie van Ekeris destaca que la zona de Cariñena es “la cuna de la garnacha”, donde surgió esta uva y tiene las condiciones óptimas para su cultivo. Un proyecto promovido por un geólogo debía atender especialmente al terreno y así lo muestran dos de los nombres elegidos. El de la bodega, Bodem, que significa suelo en holandés y el de los vinos que elabora, Las Margas, que hace referencia al tipo de suelo donde se cultivan, compuesto de caliza y arcillas. Hasta el diseño de la etiqueta de las botellas quiere representar la importancia del terroir.

La bodega cuenta con 15 hectáreas de viñedo en propiedad y el control de 92 hectáreas de viñedo familiar de viticultores
locales. El equipo de Bodem controla la producción, vigilando aspectos como los tratamientos químicos y, de forma destacada, la vendimia, que se realiza de forma personalizada en cada parcela, buscando la máxima calidad.

La misma personalización continúa en la bodega al elaborar Las Margas, donde se deja una parte del mosto fermentar en racimos enteros y otra despalillada e igualmente se combina la maduración en depósitos de acero, ovoides y barricas. Un proceso exclusivo en busca del coupage final perfecto en el embotellado y también de una filosofía de trabajo basada en el máximo respeto por el entorno.

Así, la bodega, en el pueblo de Almonacid de la Sierra, es un edificio sostenible, con placas solares que producen el 90% de la energía que se consume y su propio sistema de suministro, potabilización y depuración de agua.

 

No solo en la bodega, sino en todas las labores se busca reducir las emisiones contaminantes y residuos y el aprovechamiento de recursos. Los vinos de Bodem Bodegas están también  certificados como productos veganos, que no contienen ni han usado en su elaboración ningún producto de origen animal.

Con apenas cinco años de trayectoria, los concursos y los críticos están ya reconociendo este singular proyecto, que este año ha dado un nuevo paso con la salida al mercado de Las Margas Garnacha Blanca. Actualmente, Bodem Bodegas produce 25.000 botellas de vino tinto y 11.000 de blanco. Eugenie van Ekeris señala que Bodem Bodegas no busca aumentar la producción, sino continuar en su búsqueda de la excelencia en la garnacha: “Es un viaje apasionante en el que queremos aprovechar nuestra experiencia y mejorar año tras año”.