Bodegas Covinca

 

 

C O L EC C I Ó N   P R E M I U M   2 0 2 1

Bodegas Covinca

Tradición, respeto y pasión por el vino desde 1945.
Bodegas Covinca

Los socios agricultores que cultivan sus vides son el alma de Covinca (Sociedad Cooperativa Vitivinícola de Longares). De su unión, hace ya más de 75 años con el objetivo de elaborar vinos de calidad surgió esta bodega de la Denominación de Origen Protegida Cariñena. Por eso Jorge Fuster,
director de Ventas Nacional y responsable de Marketing, destaca que la empresa “aúna tradición e innovación en unos vinos que son nuestro orgullo y la representación de la historia, de la tierra y de todo un pueblo como Longares”. La bodega ha ido actualizando sus instalaciones e introduciendo las nuevas para supervisar y seleccionar los viñedos. Pero a la vez, su origen sigue guiando un modo de producción basado en la tradición familiar y el respeto por el campo y el entorno, practicando una agricultura sostenible.
Para Covinca, son prioritarios los valores “del esfuerzo, la honestidad y el trabajo en equipo”, en el que Fuster recalca que “todos los departamentos de la bodega junto a nuestros agricultores están a disposición de nuestros clientes y seguidores”.

Esta es la esencia que Covinca quiere transmitir especialmente con su emblemática línea Terrai, marca de monovarietales de uvas tintas autóctonas de la zona, como la garnacha o la cariñena, provenientes aproximadamente de 100 hectáreas de viñas viejas, con una edad media de 30 a 45 años, cultivadas en vaso y recogidas a mano.

La gama se completa con marcas como Torrelongares, Clave de Sol y Viña Oria, entre otras, que han situado a Covinca como una de las bodegas aragonesas más conocidas y vendidas. “Son vinos alegres y frescos, fáciles de beber, ideales para celebraciones sociales y para brindar en cualquier momento con un toque personal de nuestra enóloga Marta Giménez”, resume.

Actualmente, son cien los viticultores que llevan sus uvas a la bodega, con 1.150 hectáreas de viñas propias. En el año 2020 se vendimiaron casi 6 millones de kilos de uva y “el objetivo a medio plazo de la bodega es vender toda la producción en vino embotellado.

También estamos trabajando en nuevos proyectos de vinos que nos den un valor añadido a las ventas”, dice Fuster.

Sin embargo, Covinca se ha marcado el objetivo a medio plazo de llegar a 5.000.000 de botellas al año y lograrlo es el principal objetivo del equipo de trabajo que desde hace pocos meses encabeza como gerente José María Nieves, de formación enólogo, con una larga experiencia directiva en el sector del vino.

Covinca tiene una hoja de ruta con proyectos de mejora para impulsar la comercialización de sus vinos, especialmente en el mercado internacional, que ya supone el 60% de las ventas y está en constante crecimiento. Los principales mercados incluyen países como Noruega, Alemania, Dinamarca, Bélgica, Canadá, China, Japón, Rusia, Ucrania y Estados Unidos, donde la cooperativa destaca las oportunidades abiertas con la suspensión de los aranceles para el vino. En todos estos países y también en el mercado nacional seguirán mostrando la excelencia de los campos y los viticultores de Longares.

Bodegas Covinca

 

 

C O L EC C I Ó N   P R E M I U M   2 0 2 1

Bodegas Covinca

Tradición, respeto y pasión por el vino desde 1945.
Bodegas Covinca

Los socios agricultores que cultivan sus vides son el alma de Covinca (Sociedad Cooperativa Vitivinícola de Longares). De su unión, hace ya más de 75 años con el objetivo de elaborar vinos de calidad surgió esta bodega de la Denominación de Origen Protegida Cariñena. Por eso Jorge Fuster,
director de Ventas Nacional y responsable de Marketing, destaca que la empresa “aúna tradición e innovación en unos vinos que son nuestro orgullo y la representación de la historia, de la tierra y de todo un pueblo como Longares”. La bodega ha ido actualizando sus instalaciones e introduciendo las nuevas para supervisar y seleccionar los viñedos. Pero a la vez, su origen sigue guiando un modo de producción basado en la tradición familiar y el respeto por el campo y el entorno, practicando una agricultura sostenible.
Para Covinca, son prioritarios los valores “del esfuerzo, la honestidad y el trabajo en equipo”, en el que Fuster recalca que “todos los departamentos de la bodega junto a nuestros agricultores están a disposición de nuestros clientes y seguidores”.

Esta es la esencia que Covinca quiere transmitir especialmente con su emblemática línea Terrai, marca de monovarietales de uvas tintas autóctonas de la zona, como la garnacha o la cariñena, provenientes aproximadamente de 100 hectáreas de viñas viejas, con una edad media de 30 a 45 años, cultivadas en vaso y recogidas a mano.

La gama se completa con marcas como Torrelongares, Clave de Sol y Viña Oria, entre otras, que han situado a Covinca como una de las bodegas aragonesas más conocidas y vendidas. “Son vinos alegres y frescos, fáciles de beber, ideales para celebraciones sociales y para brindar en cualquier momento con un toque personal de nuestra enóloga Marta Giménez”, resume.

Actualmente, son cien los viticultores que llevan sus uvas a la bodega, con 1.150 hectáreas de viñas propias. En el año 2020 se vendimiaron casi 6 millones de kilos de uva y “el objetivo a medio plazo de la bodega es vender toda la producción en vino embotellado.

También estamos trabajando en nuevos proyectos de vinos que nos den un valor añadido a las ventas”, dice Fuster.

Sin embargo, Covinca se ha marcado el objetivo a medio plazo de llegar a 5.000.000 de botellas al año y lograrlo es el principal objetivo del equipo de trabajo que desde hace pocos meses encabeza como gerente José María Nieves, de formación enólogo, con una larga experiencia directiva en el sector del vino.

Covinca tiene una hoja de ruta con proyectos de mejora para impulsar la comercialización de sus vinos, especialmente en el mercado internacional, que ya supone el 60% de las ventas y está en constante crecimiento. Los principales mercados incluyen países como Noruega, Alemania, Dinamarca, Bélgica, Canadá, China, Japón, Rusia, Ucrania y Estados Unidos, donde la cooperativa destaca las oportunidades abiertas con la suspensión de los aranceles para el vino. En todos estos países y también en el mercado nacional seguirán mostrando la excelencia de los campos y los viticultores de Longares.