Bodegas Gabarda

 

 

C O L EC C I Ó N   P R E M I U M   2 0 2 1

Bodegas Gabarda

El sabor renovado de la tierra silvestre.
Bodegas Gabarda

Gabarda, palabra de origen prerromano, es el nombre dado en distintas zonas de Aragón a los rosales silvestres. Y es ahora también el de una joven y dinámica bodega de la Denominación de Origen Protegida Cariñena que desde la localidad de Longares pretende “mostrar una nueva expresión” reivindicando la faceta más salvaje y natural de los campos y los viñedos de esta histórica zona de producción.

“Somos un equipo joven, ilusionado y profesional”, resalta Luis Marín, uno de los promotores de Gabarda Bodegas, que subraya que la meta de este proyecto es combinar la herencia de la D.O.P. Cariñena con aires renovados de los gustos actuales: “Venimos de una larga tradición de saber hacer vino, pero tenemos el ímpetu de la juventud para mostrar un nuevo estilo de vinos: frescos, dinámicos y divertidos”.

Un camino que comienza en la viña, en campos seleccionado de altitud, que junto a la dureza del clima hacen que la maduración sea más lenta pese a la abundancia de horas de sol; pero que también concentran en la uva los aromas y sabores y consiguen vinos más amables y menos ácidos. Las parcelas también se estudiaron para determinar las variedades más adecuadas y optimizar su adaptación.

Luis Marín destaca que los viñedos de altura evitan el riego, para lo que también la bodega se ha centrado en variedades nativas adaptadas a las sequías, principalmente garnacha y cariñena. Se busca no solo ahorrar en un bien escaso como es el agua, sino sobre todo mejorar la calidad. Para ello se aprovecha además la caída de racimos verdes inmaduros, la “cosecha verde”, para reducir la producción y que los viñedos produzcan sin agotarse. Las buenas prácticas de cultivo incluyen trabajar sin herbicidas “como forma de mostrar nuestro amor y respeto por el medio ambiente”.

En la misma línea, Gabarda Bodegas ha puesto en marcha una bodega moderna, funcional y eficiente energéticamente, con medidas como el reciclado

reciclado de agua dentro de las instalaciones, y con los últimos adelantos en materia de vinificación, adaptados al estilo propio de sus vinosen aspectos como el tratamiento en la entrada de la uva, la circulación del mosto o el proceso fermentativo en depósitos de acero inoxidables de geometría y volumen adaptados.

Estas modernas instalaciones, más el mimo y saber del equipo técnico, dan como resultado unos vinos sabrosos, cada vez más reconocidos. La gama incluye los monovarietales de Gabarda Fisrt Lines; Gabarda Garnacha, en las variedades tinta y blanca; Gabarda Selección, un coupage de uva cariñena y garnacha reconocido con los ambicionados 90 puntos de la guía Robert Parker; y Gabarda Excelsis, a partir de las cepas más antiguas de la emblemática garnacha tinta.
Asentada ya la producción, Luis Marín señala que Gabarda Bodegas aspira a
seguir creciendo “siempre respetando las máximas sobre las que hemos vertebrado este ambicioso proyecto: estilo, calidad y creatividad”.

Bodegas Gabarda

 

 

C O L EC C I Ó N   P R E M I U M   2 0 2 1

Bodegas Gabarda

El sabor renovado de la tierra silvestre.
Bodegas Gabarda

Gabarda, palabra de origen prerromano, es el nombre dado en distintas zonas de Aragón a los rosales silvestres. Y es ahora también el de una joven y dinámica bodega de la Denominación de Origen Protegida Cariñena que desde la localidad de Longares pretende “mostrar una nueva expresión” reivindicando la faceta más salvaje y natural de los campos y los viñedos de esta histórica zona de producción.

“Somos un equipo joven, ilusionado y profesional”, resalta Luis Marín, uno de los promotores de Gabarda Bodegas, que subraya que la meta de este proyecto es combinar la herencia de la D.O.P. Cariñena con aires renovados de los gustos actuales: “Venimos de una larga tradición de saber hacer vino, pero tenemos el ímpetu de la juventud para mostrar un nuevo estilo de vinos: frescos, dinámicos y divertidos”.

Un camino que comienza en la viña, en campos seleccionado de altitud, que junto a la dureza del clima hacen que la maduración sea más lenta pese a la abundancia de horas de sol; pero que también concentran en la uva los aromas y sabores y consiguen vinos más amables y menos ácidos. Las parcelas también se estudiaron para determinar las variedades más adecuadas y optimizar su adaptación.

Luis Marín destaca que los viñedos de altura evitan el riego, para lo que también la bodega se ha centrado en variedades nativas adaptadas a las sequías, principalmente garnacha y cariñena. Se busca no solo ahorrar en un bien escaso como es el agua, sino sobre todo mejorar la calidad. Para ello se aprovecha además la caída de racimos verdes inmaduros, la “cosecha verde”, para reducir la producción y que los viñedos produzcan sin agotarse. Las buenas prácticas de cultivo incluyen trabajar sin herbicidas “como forma de mostrar nuestro amor y respeto por el medio ambiente”.

En la misma línea, Gabarda Bodegas ha puesto en marcha una bodega moderna, funcional y eficiente energéticamente, con medidas como el reciclado

reciclado de agua dentro de las instalaciones, y con los últimos adelantos en materia de vinificación, adaptados al estilo propio de sus vinosen aspectos como el tratamiento en la entrada de la uva, la circulación del mosto o el proceso fermentativo en depósitos de acero inoxidables de geometría y volumen adaptados.

Estas modernas instalaciones, más el mimo y saber del equipo técnico, dan como resultado unos vinos sabrosos, cada vez más reconocidos. La gama incluye los monovarietales de Gabarda Fisrt Lines; Gabarda Garnacha, en las variedades tinta y blanca; Gabarda Selección, un coupage de uva cariñena y garnacha reconocido con los ambicionados 90 puntos de la guía Robert Parker; y Gabarda Excelsis, a partir de las cepas más antiguas de la emblemática garnacha tinta.
Asentada ya la producción, Luis Marín señala que Gabarda Bodegas aspira a
seguir creciendo “siempre respetando las máximas sobre las que hemos vertebrado este ambicioso proyecto: estilo, calidad y creatividad”.